El Gran Diario

Gota Petrolera- SPS

Por Manuel Chinchilla
CEO de Southern Procurement Services

La llegada del huracán Harvey a los Estados Unidos de América, ha significado una tragedia que se traduce no solo en pérdidas humanas y materiales sino en la paralización de los puertos y refinerías, debido a las inundaciones en la región donde se produce el 17% del total de la producción de petróleo y el 5% de la producción de gas natural seco en ese país, según cifras de Energy Information Administration.

Además, la misma administración afirma que más del 45% de la capacidad total de refinación de crudo, así como el 51% de la capacidad total de procesamiento de gas se ejecuta en el Golfo de México, zona afectada por la inclemencia climática en los últimos días.

Pero, ¿qué significa esto para el sector de los hidrocarburos, no solo en el país norteamericano sino en el resto del mundo?. La situación ha obligado a dirigir las miradas hacia Latinoamérica, con especial interés en Venezuela, probablemente debido a la recuperación, más tardía que temprana, de las refinerías afectadas en Texas.

Veámoslo de la siguiente manera: Estados Unidos produce cerca de 5,05 millones de barriles de productos del petróleo por día y cerca del 50% de esa producción la recibe América Latina y la mayor parte del crudo requerido para esto es extraída del Golfo de México. Pero actualmente, el país norteamericano ha dejado de producir unos 21 millones de barriles de gasolina.

La situación conlleva ineludiblemente a la disminución de los inventarios de petróleo, gasolina y otros destilados de crudo en EE.UU. (que ya venían en declive desde hace varias semanas), y también le obliga a liberar parte de sus reservas estratégicas para sujetar el alza en el precio de la gasolina.

Sin embargo, aunque el Brent cerró el último viernes de agosto con un alza de 1,46 dólares respecto al cierre del miércoles anterior, al igual que el WTI que cerró con una ganancia de 1,22 dólares, se esperaba un incremento desmedido de precios ante el temor de la escases de crudo. Estos incrementos se han registrado durante las últimas semanas pero no han sido tan descontrolados como se esperaba.

El escenario es incierto. Si esas refinerías continúan cerradas en los próximos meses, pudiese significar un impacto devastador en la economía estadounidense, aumentarían los precios del petróleo y los países importadores de crudo o destilados del mismo buscarían adquirirlos en otros mercados.

¿Qué significará esta situación para los pequeños productores de petróleo en el mundo?, cualquier especulación sobre el resultado de una batalla entre ofertas y demandas la veremos materializarse en los próximos meses.

 

Con información del sitio oficial de SPS

Your Header Sidebar area is currently empty. Hurry up and add some widgets.